Los apellidos que más se comparten en España y Latinoamérica

Es indudable, a la luz de nuestros días, la notable influencia que la Madre Patria ha ejercido sobre América Latina, más allá del obvio proceso de mestizaje, y su aceptación del lenguaje, algunas costumbres y religión. Por supuesto, que dicho proceso no ha sido unidireccional, sino más bien de tipo reciproco.

Ahora bien, una característica muy peculiar en los países de Latinoamérica es la del legado de apellidos patronímicos, es decir aquellos que son legados por vía de nombre paterno a los hijos. En este sentido, resulta muy interesante conocer, cuales son aquellos apellidos con mayor incidencia o más populares tanto en América Latina como España, según la página especializada http://forebears.co.uk.

Hernández

Derivado del nombre de Fernando. Es decir, sería algo así, como “los hijos de Fernando” o “de la familia de Fernando”. Lo cierto, es que se trata de un apellido de origen gótico, con un significado valeroso, que se traduce en algo similar a “el que es capaz o se atreve a todo, para mantener la paz”. Pues bien, actualmente, este apellido es compartido por más de 8 millones de personas en España, Portugal, Latinoamérica y Estados Unidos comparten este apellido. Sin duda, una gran familia.

Rodríguez

Al igual que3 el anterior, se origino a raíz del nombre de pila Rodrigo, se cree que tiene raíces germánicas, que le definen como príncipe, poderoso, rico, fama. Un apellido con autoridad definitivamente. Poco más de 7 millones de personas lo comparten, principalmente en México, España, Colombia, Venezuela y Estados Unidos.

González

Derivado de Gonzalo, que a su vez surgió de Gonzalvo, se define como nombre alemán cuyo significado sería algo así como el “elfo de la guerra”. Más de 6 millones 700 mil personas, lo poseen como identidad. Principalmente en países como Venezuela, España, Colombia, Cuba, México y Estados Unidos.

García.

Es compartido por más de 8 millones de personas entre mexicanos, españoles, americanos y colombianos. Se trata de un apellido de origen vasco.

López

Con poco mas de 6 millones 700 mil personas que comparten este apellido. Es muy común en países como México, España, Colombia, Guatemala, Nicaragua y Estados Unidos. Tuvo su origen en el nombre Lope, que a su vez se tomó del Lobo, animal común en España. Por lo cual, su significado tiende asociarse con sediento de sangre.

El verdadero origen del legado Trump que te sorprenderá

Sea porque simpatices o por el contrario te opongas a la corriente ideológica y decisiones políticas del Presidente que representa este apellido. Lo cierto es que Donald Trump levanta la curiosidad de muchos, por ser el Presidente actual de Norteamérica (claro y por su particular forma de hablar de las mujeres, sus políticas excluyentes, y demás, pero eso es otro tema de debate).

Actualmente, son muchas las personas que movidas por el morbo y la curiosidad quieren saber más de este señor, que hasta hace muy poco tiempo, solo era conocido por ser el Dueño de la Organización Miss Universo. Y es por ello, que hoy este artículo será para complacer y saciar la curiosidad de muchos.

Empezaré por destacar, que hasta los momentos ninguna evidencia apunta a que Trump sea de origen reptiliano, espacial ni que pertenezca a la orden Illuminatis, así que mejor trabajemos con los datos comprobables que manejamos a la fecha.

En primer lugar, vale decir que el primer nombramiento del apellido se data en el año 1434, para un músico llamado Fritz Trump, y ¡oh sorpresa! Es de origen Alemán. Sin embargo, no por eso nos apresuremos a asociar al Presidente Trump con el monstruo Nazi. (Es exagerado, aún).

Lo cierto, es que si bien no se cuentan con mayores registros, esta tesis parece acertada al conocer los orígenes familiares del Presidente. Pues, ya es conocido que su abuelo fue un emigrante alemán (nueva sorpresa), llamado Frederick Trump, quien oriundo del poblado de Kallstadt se aventuró a nuevos rumbos en Norteamérica, de forma ilegal (sorpresa numero 3).

Este apellido, poco común ayuda a denotar su pasado emigrante, ese que parece pesarle al igual que a Hitler le atormentaba la idea de tener antepasados judíos. ¿Será esta la razón de tanta discriminación?

En fin, como último dato para compartir, a modo anecdótico, actualmente se sabe que sólo 6250 personas a nivel mundial comparten ese apellido, la gran parte de ellas ubicadas en Estados Unidos, Inglaterra y Alemania.

Espero que con esto tu curiosidad se dé por satisfecha, o que mejor aún se haya despertado y ansíe indagar un poco más en la genealogía de Donald Trump.

Blasones como insignia para un linaje

Es conveniente distinguir entre linaje y apellido, porque no a todas las ramas del mismo apellido les corresponde el derecho al uso de determinado blasón. Al haber sido creado originalmente como expreso distintivo para uso propio de cierto linaje o rama familiar, quienes no tengan o sientan afinidad con esta parte concreta de la familia, y tras haber sido incluso registrado legalmente, no podrán dar uso de la reputación del emblema. Así, se evitaba antiguamente que ciertas partes de la familia, o una familia muy lejana, se aprovechase del prestigio de una casa, el cual estaba representado cómo no por su escudo: su símbolo intransferible.

¿Qué tipos de linajes tenían los blasones, y por qué se diferenciaban entre sí dentro de una misma familia?

Por otra parte, también puede existir un diferente blasón para distintos linajes y ramas de un mismo apellido. Según las familias que lo adoptaran, el antiguo reino o la zona geográfica de procedencia, eran los distintivos más comunes para que esta situación se sucediera.

Que otras ramas familiares aún perteneciendo al mismo tronco y apellido, no posean blasón heráldico alguno es un hecho todavía más frecuente, y esta situación se daba sencillamente porque muy posiblemente sus ancestros ejercían profesiones civiles, no fueron hombres de armas y por lo tanto no tenían que utilizarlos en aquellos tiempos, y sin que esto obviamente les signifique detrimento alguno en relación con los que sí poseían blasón en su linaje sobre su nivel de clase o categoría social ( y todavía menos hoy en día en base a sus ya lejanos ascendientes). Y es que no todos los blasones deben de pertenecer obligatoriamente a la nobleza: cada emblema guardaba sus propios enigmas, así como significados ocultos, con frases célebres o vivencias que hubiesen marcado a esta familia ya que no todo era necesariamente destinado a mostrar fuerza mediante las armas y la guerra.